Visita nuestro grupo de Facebook y nuestro canal de Youtube

miércoles, 20 de octubre de 2021

VÍDEO: EL CASINO DE MANZANARES EN LA SERIE "LA FORJA DE UN REBELDE" (1989)

En abril de 1989 la vida cotidiana de Manzanares se vio alterada por una curiosa noticia. En el casino de nuestra localidad se iban a rodar unas escenas de la serie La forja de un rebelde de Televisión Española. Durante unos días, el casino, que por aquel entonces ya languidecía ante la indiferencia de sus propietarios y autoridades, se convirtió en el centro de atención de todo Manzanares. 

En mayor o menor medida, muchos manzanareños sentimos la curiosidad de acercarnos al casino para poder ver, aunque fuese desde fuera, cómo era un rodaje de televisión. Las expectativas se vieron colmadas porque el despliegue de medios era considerable. Según contaba la revista Siembra[1] la calle San Marcos "se cortó a la circulación rodada, ya que un gran número de camiones impedía el paso: dos camiones de hostelería, uno de luz y sonido, uno de vestuario, uno de atrezo y cuatro con mobiliario, carpintería, pintura, decorados y otros, que dan quehaceres a las 80 personas que componen el equipo técnico".

Exteriores del casino durante la grabación de la serie La forja de un rebelde.
Fotografía publicada en la revista Siembra nº 139 de mayo junio de 1989.

La serie fue toda una superproducción para la época con un presupuesto de más de 1.800 millones de pesetas. Los apenas siete minutos de metraje rodados en nuestra localidad que se incluyeron en el montaje final de la serie requirieron tres días de trabajo y la intervención de más de 30 extras seleccionados en Manzanares. Sólo el casino cobró 250.000 pesetas en concepto de alquiler, más la limpieza y pintura de la zona del edificio donde se realizó el rodaje. 

La serie estaba basada en una autobiografía novelada escrita por Arturo Barea (1897-1957). Inicialmente se publicó como una trilogía: la primera parte narraba la difícil infancia del protagonista en Madrid, la segunda su paso por la Guerra de Marruecos y la tercera se centraba en los años finales de la Segunda República y la Guerra Civil. Esta última parte se inicia en el año 1935 con el traslado de Arturo Barea y su familia a Novés, un pequeño pueblo de la provincia de Toledo. 

El casino de Manzanares fue elegido para ambientar precisamente el casino de Novés. La magia del cine hace que cuando los actores salgan del casino aparezcan en San Carlos del Valle, que fue el lugar seleccionado para rodar las escenas de exteriores que en la trama de la serie debían suceder en Novés.

En cuanto a Manzanares, sólo hay dos secuencias grabadas en el casino. La primera de ellas, de casi seis minutos de duración, muestra a Arturo Barea, recién instalado en Novés, que acude una noche al casino. Le recibe don Eliodoro, el rico propietario que domina el pueblo. Éste muestra su carácter despótico al aprovecharse de una deuda de juego generada en una partida de cartas que se está jugando esa misma noche. También aparece en la escena el jefe del puesto de la guardia civil que advierte a Arturo Barea, simpatizante de la UGT, que no se atreva a hacer política en Novés. Es curioso que en la serie denominen al casino como "el de los ricos". En esto casi coincide con la denominación popular del casino de Manzanares, que era conocido también como "el de los señores".

En la segunda escena, de poco más de un minuto, el encargado del bar del casino comunica a Arturo Barea que ha sido expulsado como socio y le advierte de las consecuencias de seguir organizando la campaña electoral en Novés del Frente Popular para las elecciones generales de febrero de 1936.

Estas dos escenas, más una tercera rodada en San Carlos del Valle, pueden verse en el vídeo incluido al principio de este mismo artículo.

Desgraciadamente, en ninguna de las dos secuencias se muestra la fachada del casino. Llama la atención que tras desplazarse hasta Manzanares para rodar no aprovecharan el magnífico exterior del edificio. Puede que la fachada del casino fuese demasiado ostentosa para la impresión que querían transmitir de un pequeño y pobre pueblo toledano durante la Segunda República.

El casino de Manzanares en su momento de mayor esplendor.

Los actores que interpretan los dos principales personajes en estas secuencias son Antonio Valero, en el caso de Arturo Barea, y Simón Andreu, en el papel de don Eliodoro. La serie estaba dirigida por Mario Camus, director de películas tan importantes como La colmena o Los santos inocentes. Con esta última ganó la mención especial del jurado en el festival de Cannes de 1984.

Casualmente, la estancia en Manzanares del equipo de rodaje coincidió el día 20 de abril con el cincuenta y cuatro cumpleaños de Mario Camus. Para celebrar el cumpleaños y el fin del rodaje en Manzanares se celebró una pequeña fiesta en el casino en la que participaron actores, equipo técnico y extras. Los periodistas de Siembra invitados a la celebración, Manolo Rodríguez y Roberto Muñoz, destacaron en su crónica el carácter "afable, sencillo y ameno" de Mario Camus.

Celebración en el casino del cumpleaños del director Mario Camus.
Fotografía publicada en la revista Siembra nº 139 de mayo junio de 1989.

Tras estos días de especial intensidad, más propios de otros tiempos, el casino volvió a su triste rutina, acercándose inexorablemente a su futura demolición que ocurriría casi nueve años después en enero de 1998.

Miguel Ángel Maeso Buenasmañanas, octubre de 2021

No hay comentarios:

Publicar un comentario