lunes, 10 de febrero de 2020

LAS FOTOGRAFÍAS MÁS ANTIGUAS DE MANZANARES (1892)

En el número de enero de 2020 de Siembra he publicado un artículo titulado "Las fotos más antiguas de Manzanares" en el que afirmaba que las instantáneas tomadas por Oscar Vaillard en marzo de 1896 de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y del río Azuer eran las más antiguas que se conservaban de un espacio público de nuestra localidad.

Tras las publicación del artículo, un lector me ha enviado una foto anterior del año 1892 y una segunda, de la que se desconoce cuando fue tomada, pero que tiene que ser también de finales del siglo XIX. En vista de esta nueva información, voy aprovechar esta entrada del blog para rehacer el ranking de las fotografías mas antiguas de Manzanares.


1ª/ Fotografía de Antonio Caminero publicada en el periódico La Mancha Ilustrada del 14 de agosto de 1892

La Mancha Ilustrada fue un semanario publicado en Valdepeñas a finales del siglo XIX del que se conservan ejemplares de los años 1892 y 1893. Precisamente, su primer número estuvo dedicado a Manzanares y en su portada se incluyó una fotografía de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

El autor de la fotografía, del que sólo aparece el primer apellido en el pie, es seguramente el bodeguero valdepeñero Antonio Caminero Trujillo. Hemos encontrado otras fotos realizadas por esta persona en fechas próximas, lo que nos hace pensar que también es el autor de ésta.

Fotografía de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción publicada en La Mancha Ilustrada.

Jerónimo Romero-Nieva conserva una foto muy similar, realizada prácticamente desde el mismo sitio y de una calidad notable. En este caso no conocemos ni el autor ni la fecha, aunque no es descartable que fuese realizada también por Antonio Caminero. En cuanto al aspecto del templo, la principal diferencia con la actualidad son los balconcillos de la parte derecha, ya desaparecidos, y la ausencia de la reja, que se construyó posteriormente en 1916.


Fotografía de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, conservada por Jerónimo Romero-Nieva.


2ª Fotografías de Oscar Vaillard de marzo de 1896

Alfonso Montero, de la Asociación de Historia de Socuellamos, localizó tres fotografías de gran calidad tomadas en Manzanares el 6 y 7 marzo de 1896. El fotógrafo fue el francés Óscar Vaillard Gascard, afincado en Alicante, que trabajaba para una firma francesa de vinos. Debido a su profesión, realizó numerosos viajes por La Mancha, teniendo relaciones comerciales con bodegueros de la zona.

La colección completa de Óscar Vaillard se compone de unas 3.000 fotografías, de las cuales la mayor parte de ellas son de Alicante y de Jumilla, en la provincia de Murcia. En la zona de La Mancha realizó unas 60, pero desafortunadamente solo se han podido localizar 21 de ellas: 13 de Campo de Criptana, 2 de Alcázar de San Juan, 3 de Villa de Don Fadrique y 3 de Manzanares. Las fotografías han sido recuperadas, organizadas y digitalizadas gracias a los esfuerzos de su nieto José Manuel Collado Vaillard.

En la más llamativa de las tres fotografías correspondientes a Manzanares aparece la plaza y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. La foto de gran calidad, permite apreciar con todo detalle la fachada de la iglesia y a los viandantes que transitaban por la plaza, destacando sus pintorescas vestimentas. Debió ser un día frío, a pesar de estar tomada en marzo, ya que la mayor parte de las personas se protegen con llamativas capas de colores lisos, de rayas o de cuadros. La disposición desordenada de las personas parece indicar que se estaba celebrando un mercado en la plaza, en el que los vendedores ofrecían sus mercancías directamente desde los carros.

Fotografía tomada por Óscar Vaillard el 6 de marzo de 1896 de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Reverso de la fotografía anotada por Oscar Vaillard.

Las otras dos fotografías se tomaron en la madre nueva o caz del río Azuer a su paso por Manzanares. El caz discurría por el actual paseo Príncipe de Asturias y fue canalizado y soterrado a finales de los años 70 del siglo XX, lo que dificulta localizar el lugar en el que se hicieron las fotografías. Afortunadamente se conserva un antiguo callejero de Manzanares, realizado por el Instituto Geográfico y Estadístico en 1885, apenas once años después de la visita de Óscar Vaillard, que puede orientarnos sobre los lugares que aparecen en las fotos.

Callejero de 1885. Vista del caz del río Azuer a su paso por Manzanares.

En una de las dos fotografías podemos observar casas muy cercanas al río y además una ligera curva hacia la izquierda del cauce. Según el callejero mencionado, la zona por la que el río discurría más cercano a la población era entre las actuales calles de San Antón y Ramón y Cajal. Adicionalmente, a partir de la calle Ramón y Cajal, llamada en aquella época de la Feria, el río se separaba de la población girando hacia la izquierda, dando lugar a una amplia zona arbolada. Por tanto, podríamos suponer que esta primera fotografía fue realizada en el actual paseo Príncipe de Asturias, entre las esquinas de las calles Orden de Calatrava y Ramón y Cajal. En 1917 esta parte del cauce fue objeto de una importante remodelación, alejándolo de la población para ampliar los paseos del río.

Fotografía tomada por Óscar Vaillard el 6 de marzo de 1896 del caz del río Azuer a su paso por Manzanares.

Reverso de la fotografía anotada por Oscar Vaillard.

En cuanto a la segunda fotografía, en la que aparece un puente de madera, es más complicado establecer su localización. En el callejero de 1885 solo aparecen puentes sobre el río en la carretera de Andalucía y frente a la calle de la Cárcel. El puente que se ve en la fotografía no debe ser ninguno de ellos ya que estos se habían construido en 1873 con materiales más resistentes que unas simples maderas. Además, en esta foto los edificios se ven mucho más lejanos por lo que quizá debió tomarse al final de los paseos, en las cercanías de la vía del tren.

En cualquier caso, el tiempo transcurrido y las modificaciones urbanísticas realizadas en esta zona de Manzanares, impiden realizar una localización exacta.

Fotografía tomada por Óscar Vaillard el 7 de marzo de 1896 de un puente sobre el caz del río Azuer a su paso por Manzanares.

Reverso de la fotografía anotada por Oscar Vaillard.

La colección completa de fotografías de Oscar Vaillard de La Mancha, incluidas estas tres de Manzanares, se publicarán próximamente en un libro titulado “La Mancha del siglo XIX en las fotografías de Óscar Vaillard: Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Manzanares, La Villa de don Fadrique. 1895-1896”. Este libro, cuyo coordinador es Alfonso Montero, ha sido escrito por diferentes autores de cada una de las localidades mencionadas y cuenta con la participación del nieto de Oscar Vaillard, que ha escrito el prólogo.


3º/ Fotografías de la expedición de la Asociación Astronómica Británica de mayo 1900

En el año 1900 la Asociación Astronómica Británica envió una expedición a España para observar un eclipse total de sol previsto para el 28 de mayo. El lugar que eligieron los expedicionarios para realizar su observación fue Manzanares y, en concreto, la torre del homenaje del castillo. Durante su estancia en nuestra localidad realizaron algunas fotos, siendo dos ellas publicadas en el libro "The total solar eclipse 1900. Report of the expeditions organized by the British Astronomical Association to observe the total solar eclipse".

En una de las fotografía se ve a los expedicionarios con el castillo al fondo y en la otra, muy similar a la de Baillard, se observa la fachada de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y la plaza en un día de mercado. 

Fotografía de mayo de 1900 de los expedicionarios con el castillo al fondo.
Asociación Astronómica Británica

Fotografía de mayo de 1900 de la plaza en un día de mercado.
 Asociación Astronómica Británica.


4ª/ Fotografías de Azuara a partir de 1910

En cuarta posición en cuanto a antigüedad, incluimos las fotografías de espacios emblemáticos de la localidad realizadas a partir de la década de 1910 por el fotógrafo manzanareño Azuara. Dichas fotografías fueron comercializadas como postales. A continuación, se incluyen algunas de ellas:






Si algún visitante conserva fotos antiguas de Manzanares y desea compartirlas estaremos encantados de publicarlas. Pueden enviarlas por correo electrónico a miguelangel.maeso@gmail.com.


Entradas relacionadas:




domingo, 9 de febrero de 2020

PRESENTACIÓN DE LA REVISTA "RAÍZ Y RAMA VEREDA DE LOS HOMBRES" EL DÍA 6 DE MARZO

El viernes 6 de marzo se presentará en la biblioteca municipal de Manzanares un nuevo número de la revista Raíz y Rama Vereda de los Hombres. Esta publicación está dirigida por Isabel Villalta y se compone de una veintena de interesantes artículos sobre diferentes disciplinas científicas escritos por colaboradores de reconocido prestigio.



Y que mejor presentación de la revista que estas líneas escritas por la propia directora Isabel Villalta:

Raíz y Rama-Vereda de los Hombres, segunda edición de esta revista de artículos de diversas disciplinas del conocimiento, en la que participan otros tantos autores expertos. Una revista fundada, dirigida y coordinada por Isabel Villalta Villalta.

Si quieren disfrutar de una publicación de elaboración sólida, interesante y amena, compuesta de artículos de diferentes disciplinas académicas o de afición y experiencia rigurosas, creados por sus correspondientes autores expertos, vengan a la Biblioteca Municipal Lope de Vega de Manzanares el próximo viernes 6 de marzo a las 20h.

Raíz y Rama, el nombre de la revista, en formato libro, con solapas y unas excelentes calidades en papel y cubierta, en consonancia con sus textos y sus imágenes relacionadas, así como las creaciones de un artista pintor, presenta la segunda edición de su colección Vereda de los Hombres con un homenaje, además, a la iglesia de la Asunción de Manzanares, en el V Centenario de su construcción, y a la científica Margarita Salas fallecida recientemente. Una revista que valora a los científicos; la ciencia que encierra cualquier materia rigurosamente estudiada y llevada a la práctica.

Un texto para satisfacción y emoción de sus autores y el gusto de los lectores que quieran comprobar su valor y conservarla en sus casas, porque lo que publica forma parte del conocimiento eterno y es, además, soporte para el suceder de los estudios; es de referencia.

Si no pudieran asistir al acto, en el que sus autores harán un breve resumen de su artículo y se proyectarán imágenes de su contenido, podrán adquirirla en la librería La Pecera y Copy Mancha de Manzanares, así como en otras librerías de Ciudad Real que se anunciarán. Su precio en la presentación, como oferta de lanzamiento, será de 10€. Éste se incrementará luego en librerías.
Conduzco la revista con un placer especial por el conocimiento y la cultura, el gran aprecio a quienes me acompañan en su resultado y el cuidado de su calidad correspondiente.

Espero les guste.

Isabel Villalta

martes, 4 de febrero de 2020

A la venta en Amazon la 2ª edición del libro "LA FAMILIA PEDRERO, LOS CONSTRUCTORES DE LOS EDIFICIOS MÁS EMBLEMÁTICOS DE MANZANARES"

Tras agotar la primera edición, ya está a la venta en Amazon la segunda edición del libro "LA FAMILIA PEDRERO, LOS CONSTRUCTORES DE LOS EDIFICIOS MÁS EMBLEMÁTICOS DE MANZANARES". Esta nueva edición se ha completado con algunos datos y fotografías proporcionados por los lectores desde la publicación original del libro en el año 2017.

Portada del libro

El libro se puede comprar al precio de 15 euros en el siguiente enlace de Amazon:


También está disponible en la librería La Pecera de Manzanares, en la calle Padre Capuchinos nº8.

La familia Pedrero, protagonista de este libro, se asentó a principios del siglo XVIII en Manzanares, población de la provincia de Ciudad Real, y destacó por su actividad profesional en el sector de la construcción, participando durante al menos cinco generaciones como contratistas, constructores, alarifes o maestros albañiles en las principales obras públicas y privadas realizadas en esta localidad.

La historia que se narra en el libro transcurre principalmente en el periodo comprendido entre mediados del siglo XIX y del siglo XX. La mayor parte de este periodo supuso para Manzanares una época de prosperidad que propició una notable actividad urbanística, lo que permitió progresar económica y socialmente a los constructores Pedrero. 

Los hechos que se relatan sobre la familia Pedrero se han relacionado con acontecimientos relevantes de la historia de Manzanares y de España intentando, de esta forma, que este relato pueda ser de interés para un público más amplio que sea aficionado a la historia y, en particular, a la historia local.

En la primera parte del libro se describe, a grandes rasgos, como era la sociedad manzanareña de la época para explicar el marco en el que transcurrieron las vidas de los protagonistas de esta historia, destacando sobre todo aquellos aspectos en los que Manzanares se diferenciaba respecto a poblaciones eminentemente agrarias del centro y sur de España.

La segunda parte del libro está dedicada a narrar la historia personal de los miembros más relevantes de la familia destacando, entre otros, el constructor Alfonso Pedrero Peña o el polifacético y activo sacerdote Alfonso Pedrero García-Noblejas. Se contará con detalle las tremendas repercusiones que tuvo la Guerra Civil. En este apartado destaca la trágica muerte de Jesús Pedrero García-Noblejas en una checa republicana en Madrid al inicio de la guerra y la persecución en la posguerra, por supuestamente pertenecer a la masonería, de su hermano Manuel Pedrero García-Noblejas. Los hijos de éste último, Augusto y César Pedrero Pérez, también pasaron serias dificultades durante el régimen franquista formando el primero parte del exilio republicano en México y siendo el segundo condenado a 12 de años de cárcel por su actividad política a favor de la República.

La tercera y última parte del libro explica la historia, no exenta de polémicas, de los principales edificios construidos por los Pedrero, desde que se tomó la decisión de su construcción hasta la actualidad.

Resulta especialmente llamativa la construcción en 1912 del cementerio municipal por la enorme controversia que generó en Manzanares. Los opositores al proyecto, principalmente la Iglesia apoyada por el Partido Conservador, se enfrentaron con dureza al alcalde Antonio Rubio Fernández-Caballero del Partido Liberal, que fue apoyado por el Partido Republicano. La polémica llegó a tal extremo que llegó a poner en peligro la vida del constructor del cementerio, Alfonso Pedrero Peña.

La construcción sobre la que se ha obtenido información más detallada es la del actual edificio del Ayuntamiento de Manzanares y puede que sea la que más problemas, en este caso técnicos y económicos, le ocasionara al constructor Alfonso Pedrero Peña. Durante el transcurso de las obras el alcalde Agustín Serrano González y todos los concejales fueron cesados por el gobernador civil de la provincia a consecuencia de la intención de la corporación municipal de comprar la empresa “Aguas Potables y Alcantarillado de Manzanares”, que atravesaba serias dificultades económicas. El nuevo alcalde nombrado por el gobernador civil, Enrique Ochoa Quesada, revisó todas las grandes decisiones tomadas por su antecesor, lo que ocasionó muchos problemas y quebrantos económicos al constructor Alfonso Pedrero Peña.

Casi todos los grandes proyectos urbanísticos realizados en Manzanares a iniciativa del Ayuntamiento han generado gran controversia y uno de los mejores ejemplos es el Gran Teatro. Tanto su construcción en 1911, así como su derribo en 1975 y su posterior reconstrucción en 1995 estuvieron rodeados de polémicas y apasionados debates.

En el apartado dedicado al albergue de carretera para automovilistas, actual Parador de Turismo, contaremos una interesante historia de espionaje al más alto nivel relacionada con la estancia en Manzanares, durante la II Guerra Mundial, del jefe del servicio de inteligencia alemán Abwehr, el almirante Wilhelm Canaris.

Finalmente, en el epílogo se analizarán las circunstancias personales, políticas y económicas que durante la posguerra ocasionaron que los Pedrero abandonasen, tras más de 150 años de dedicación ininterrumpida, su trabajo como constructores.